Posts (Español)

“¡Al DIABLO CON LOS ROLLING STONES!” (Última entrevista de Brian Jones)

Ya lo sabemos: Brian no era lo que se dice precisamente adepto a dar notas. En lo que respecta a entrevistas gráficas (en diarios o revistas), las únicas que solía brindar era cuando a los Stones eran reporteados grupalmente. Las pocas veces que ofreció notas en forma estrictamente personal fueron para radio o TV, las cuales también son bastante escasas, y menos aún desde que perdió su rol de líder en la banda y pasó a quedar en segundo plano. Tal vez ese haya sido el motivo por el que se negaba a hacerlas….Pero poco tiempo antes de morir, días después que había dejado de formar parte del grupo, Thomas Beyl, periodista de la revista alemana Bravo, logró entrevistarlo en su mansión de Cotchford Farm, lo que terminó convirtiéndose en el último reportaje de su vida.

“¡Al  DIABLO CON LOS ROLLING STONES!”
(Última entrevista de Brian Jones, revista Bravo)
*Traducida del alemán original

Éste es un informe de Thomas Beyl. Es el único hombre a quien Brian Jones ha confiado las verdaderas razones de su separación de los Stones.
“¡Brian Jones ha dejado a los Stones!” Cuando escuché la noticia, no lo creí. Incluso en el avión a Londres, solo tenía un pensamiento: ¡no debe ser cierto! En los últimos años había vivido muchas crisis de los Rolling Stones, pero los Stones habían continuando rodando durante todo el proceso.
Ciertamente, Brian ha sido aún más difícil de lo habitual recientemente, y las diferencias entre él y el grupo han aumentado cada vez más. ¿Pero una división? ¿Los Rolling Stones sin Brian Jones?
Poco después de mi llegada a Londres, todo se ve negro, ¡a plena luz del día! Cuando me apresuro por las escaleras hacia la sede de los Stones en 46 Maddox Street, Keith Richard pasa corriendo a mi lado con pasos largos. ¿Estoy viendo fantasmas? ¿Un Rolling Stone a las dos y media de la tarde?
“Hola, Thomas”, dice el “fantasma”. “Estoy apresurado. ¡Te veré más tarde!” Me apuro. Mick, Charlie y Bill están sentados en la oficina de arriba. Brian Jones está desaparecido. Los cuatro Stones me miran y sonríen, avergonzados. Nadie dice una palabra.
Traje el número No. 25 de BRAVO y lo abrí en la nota color doble página con los Stones. “Este artículo dice que están planeando una gira por Alemania en el otoño”, les digo. “¿Brian estará con ustedes?”. Mick lo niega con la cabeza. “No”, dice con resolución. “Es final. Nos hemos separado de Brian “. Miro inquisitivamente a Bill y Charlie. Ellos asienten “Lo más amigablemente posible”, dice Bill.
¿Lo más amigablemente posible? ¿Sin una pelea? Pero éstos son “mis” Stones, ¡los conozco bien! Antes de que pueda hacer más preguntas, aparece el chofer de los Stones y segundos después, los cuatro han desaparecido como un fantasma.
“Te veremos más tarde, Thomas”, escuché a Mick gritar escaleras arriba. ¡Más tarde! ¡Al escuchar esa palabra me estremezco!
Hojeo los periódicos sobre la mesa de la oficina y encuentro la frase “Brian Jones voló a África de vacaciones para decidir sobre su futuro en paz”.
Eso no puede ser correcto, pienso para mí, y le hago a su mánager de ruta Tom Keylock un buen interrogatorio. ¡Admite que Brian se está escondiendo en la casa de un amigo en Londres! El buen Tom cede, me da un número y después de algunas llamadas telefónicas, tengo a Brian en el teléfono:
“No doy entrevistas”, gruñó adormecido, “Ya lo he dicho todo. Está en los periódicos “.
“Los periódicos también dicen que estás en África”, respondo.
“Bueno”, dice Brian, un poco más cómodo ahora. Vuelve en tres semanas. Hasta entonces, no voy a hablar con ningún periodista. ”
“¿Ni siquiera con un viejo amigo?”, le pregunto. Brian todavía está en la línea. Me preocupa que cuelgue pronto.
“Le paso el teléfono a Tom”, dice Brian.

bj2Tom levanta el teléfono, escucha por unos segundos, y me dice un rápido “OK” antes de colgar.
“Te llevaré con Brian esta noche”, me dice, “¡pero mantén la boca cerrada!” Unas horas más tarde, en un viaje por Londres de noche, mis pensamientos comienzan a retroceder en el tiempo.
Brian anuncia: “¡Ahora quiero mucho dinero!”
Hace exactamente siete años, Brian Jones estaba tocando música muy caliente con su trío en el escenario de un restaurante en mal estado en Ealing. En ese momento, dos chicos saltaron al escenario con él y “subieron a bordo”: Mick Jagger y Keith Richard. Se llevaron bien enseguida. A fines de año se les unieron Bill Wyman y Charlie Watts.
A pesar del hambre y la frustración al comienzo, los cinco se mantuvieron unidos. Tres años después, los Rolling Stones lo habían logrado. Mick, Brian, Keith, Bill y Charlie incluso llegaron a veces a estar codo a codo con los Beatles.
Estuve junto a los Stones en bastantes ocasiones durante los últimos cuatro años. Brian me gustó más. Probablemente era el más difícil de los cinco, el más sensible, y el más duro al mismo tiempo. Pero siempre un buen amigo.
Y de repente Brian está ahora sentado frente a mí en su escondite. Tiene mucha barba. “Tú quieres que te diga la verdad”, dice irónicamente. “Bueno, entonces te digo que el viejo sonido de los Stones ya no es de mi gusto. Creo que está desactualizado. Quiero escribir mi propia música y tocar. Después de una discusión amistosa, llegamos a la conclusión de que la separación es la única solución. ¿Satisfecho?”
“¿Realmente no hay posibilidad de que vuelvan a estar juntos?”, pregunto.
“¡Ninguna!” respondió Brian. “Hace dos años que quería irme, pero Mick me convenció de que no lo hiciera. Hoy no hay vuelta atrás “. Miro a Brian mientras termina su whisky. Se lo ve pálido y demacrado, y bajo ninguna circunstancia feliz. “Ya sabes que los Stones quieren salir de gira nuevamente pronto. Creo que los fanáticos te extrañarán”, le digo, tratando de sacarlo de su caparazón.
“¿Eso crees?” La cara de Brian se ilumina. “Diles que pronto tendré mi propio grupo. La decisión es dentro de las próximas semanas. Tal vez solo produzca música. Sé una cosa con certeza: quiero ser rico y finalmente ganar mucho dinero. Al igual que Mick y Keith…”
Brian salta, mete la mano en una caja de discos y me da un LP.
Leo “JOUJOUKA” en la etiqueta.
“Produje eso en Argelia. Mi primer LP ¿Te gustaría escucharlos?”, pregunta Brian.
Por supuesto que sí. Durante los siguientes 20 minutos oigo sonidos de flauta con perros ladrando.
“Pura música folk africana”, dice Brian. “Grabado de noche en la calle”. Está fascinado por la música. Pero no yo.
“Esto es música”, dice Brian con entusiasmo. “Voy a componer música en este estilo”.
Sombrío, casi deprimido, dejo a Brian. Me temo que pasará mucho tiempo antes de que Brian, el Stone perdido, se convierta en un hombre rico.
La noche siguiente voy a los estudios Olympic, donde los Stones están grabando su nuevo single ‘Honky Tonk Women’.
“¿Hablaste con Brian?”, me saluda Mick. “Debe de haberte dicho que todavía somos amigos. Keith, Bill, Charlie y yo también lo decimos”.
Ya sea una división por las buenas o de la manera que haya sido, para los fanáticos de los Stones, no importa. Los Stones seguirán rodando. Ahora han encontrado un nuevo Stone con Mick Taylor, de 20 años, que anteriormente tocaba la guitarra rítmica con John Mayall. Han vuelto a ser cinco otra vez. Si el nuevo Stone reemplazará al antiguo Stone, esa es otra cuestión.
“¿No tienes miedo”, le pregunto a Mick, “de que la partida de Brian podría dañar la reputación de los Rolling Stones?”
Mick: “Creo que nuestra ‘mala reputación’ ha mejorado cada vez más últimamente. Y todavía no estamos cerca del final, ¡incluso sin Brian!”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s